Por qué una edición en cd de ORA

Desde que terminé ORA me he encontrado con personas que me preguntan que dónde pueden comprar mi álbum y que muestran absoluto desdén cuando les comento que está disponible en diferentes plataformas digitales y yo les pregunto por qué.

Aquí van algunas razones que han hecho replantearme una edición en cd:

La razón que parece más obvia para adquirir un cd es (1) el carácter fetichista del disco*, que es precisamente por lo que pensé en hacer una pequeña tirada de ORA a modo de regalo para mi círculo cercano y todas aquellas personas implicadas en su creación. Pero, más allá de las razones fetichistas hacia el objeto, hay otras por las que alguien puede preferir un formato físico y una de ellas es indudablemente (2) la calidad de audio. Todas ediciones digitales que se pueden escuchar y descargar de ORA en las plataformas están comprimidas como casi la totalidad de la música que circula por internet y, aunque a día de hoy hay formatos de compresión muy dignos, no hace falta ser un ingeniero acústico para percibir la diferencia. De hecho, es lo primero que pienso cuando lo escucho a través de las plataformas, a la vez que me digo que a la gente le da igual como se oiga. Esta generalización tan común no está del todo justificada ni es un principio que manejemos muchxs músicxs a la hora de tratar el sonido tanto en nuestras grabaciones como en el directo. Las tomas de ORA se realizaron con un estudio portátil buscando espacios que tuviesen personalidad acústica, sonoridades interesantes y resonancias curiosas; a excepción de “Las puertas del Alma” y “Mientras dormías” que se grabaron impecablemente en el estudio de Rafa Domínguez (El Niño Gusano, Bunbury, Tachenko, La Costa Brava), La Cafetera Atómica, lugar donde también se hizo toda la mezcla. Tampoco se me ocurrió a nadie mejor para darle el toque final de la masterización que Alex Psaroudakis (Christina Rosenvinge, Silvia Pérez Cruz, Tote King, La Kinky Beat) en Sterling Sound. Por este mimo que ponemos algunxs músicxs en desarrollar una cuidada personalidad sonora, puedo entender que alguien quiera tener un duplicado del master y no una versión comprimida y más o menos degradada de ORA.

Por otra parte, hay otras personas que, sin dedicarse a la música, parecen estar al tanto de lo que ha supuesto para lxs artistas internet, las condiciones que aceptamos al subir nuestra música porque “sí o sí tienes que estar ahí”. Estas personas, en tanto que consumidorxs responsables, te dicen que desean (3) pagarte tu trabajo y parecen saber, en ocasiones, lo que cuesta grabar un disco. Es estupendo hablar con estxs amantes de la música y de lxs músicxs, no sólo porque reconocen la dignidad de nuestro oficio, sino porque nos hacen despertar de esa ilusión en la que nos sumen los “prometedores” medios de los que nos pretendemos servir. Por supuesto las grandes multinacionales se han sabido adaptar a los nuevos tiempos (o más bien los han propiciado) pero para lxs artistas independientes han surgido nuevos productos y servicios, tales como la distribución digital o la compra de número de reproducciones en vídeos de youtube, compra de “me gustas” en las plataformas o compra de críticas en blogs influyentes y prensa especializada, que constituyen el filtro de acceso a lxs oyentes y que sigue controlado por lxs mismxs de antes directamente o indirectamente a través de empresas secundarias. Estas empresas ganan dinero desde el minuto uno que nuestra música está presente en las redes sin que revierta en lxs artistas, operan al margen de las legislaciones nacionales y sus prácticas hacen que el funcionamiento mafioso de la SGAE parezca un mero juego de niños.

Desde luego, hace tiempo que asumí que el camino que elegía era posiblemente una vía arriesgada y aventurera, y que recorrerla no tenía como meta hacerme rico, porque en términos estrictamente económicos es difícil que se vea recompensada la cantidad de energía, esfuerzo y dedicación que invertimos en hacer esto. No tengo la menor duda de que es un acto de amor y por amor a la música lo hacemos. Con ORA intenté crear una experiencia sonora y, mucho más que querer ver recompensado lo invertido, deseo que lo disfrute quien lo oiga, que al que le guste lo comparta y que, al que no, lo regale a quien le pueda gustar.

Otra razón para hacer una edición en cd de ORA es (4) por aquellxs que leen los libretos, interesadxs en los créditos, en las personas implicadas y menos visibles que hay detrás del trabajo, los aspectos técnicos y, por supuesto, (5) el arte de la edición. En el diseño de ORA se ha puesto el mismo mimo que en todo del proceso. Además de figurar información detallada, cada canción está ilustrada con los inquietantes y espectaculares retratos fotográficos de Carlos Colás, el autor de la portada. Si no conocéis su trabajo, sirva de ejemplo el aquí expuesto y no incluido en el libreto para ver el espíritu visual de ORA. Ni que decir tiene, que es un honor para mí que la colección de canciones de ORA acompañe un catálogo de sus imágenes, poder ver esas fotos en mi música y oír mi música en esas imágenes.

Por estas razones principalmente me planteo la preventa de una edición de ORA. He decidido que en el momento que llegue a los 100 ejemplares vendidos acometeré la tirada, en primer lugar, porque no dispongo del capital para hacerla y, en segundo lugar, porque, tal vez, responda a una percepción equivocada de la demanda. Los 100 primerxs compradorxs recibiran una edición especial de ORA a modo de agradecimiento porque sin ellxs no sería posible esta edición. Si no alcanzo esa cantidad en un plazo de 180 días, el dinero será devuelto y no se hará, porque quizá no ha lugar o no sea el momento.

Gracias de antemano por difundir este humilde proyecto personal de música vocal y por el tiempo que has tomado en leer estas líneas.

Campaña cd Gustavo Giménez ORA

*Además de multitud de artículos que pregonan la muerte del cd por el abrumador uso de las plataformas digitales, también hay muchos artículos que hablan ascenso meteórico de las ventas del vinilo frente al declive del cd, pero han sido pocas las personas que me han preguntado donde comprar el vinilo de ORA. A ese respecto he recibido más recomendaciones que otra cosa. Desde luego, si en algún momento percibo una demanda considerable me plantearé hacer una tirada de ORA en vinilo. Recordad que es siempre mejor tomar decisiones y apostar sobre la propia experiencia que a partir de rumores repetidos hasta saciedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s